martes, 11 de junio de 2013

YO SOY YO Y MI CIRCUNSTANCIA

Ortega y Gasset

Dra. Mª Nieves Martínez-Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta










“Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo” es una de las ideas más conocidas de Ortega y Gasset. Aparece escrita en su obra “Meditaciones del Quijote” de 1914 y desde entonces forma parte característica de su filosofíaPero, ¿a qué hace referencia el término circunstancia? La circunstancia es el mundo vital en el que cada uno se halla inmerso (familia, cultura, momento histórico, sociedad...). También se incluyen en este término, el cuerpo y la mente de la propia persona. Venimos a un mundo concreto, con un cuerpo determinado, unas habilidades intelectuales y psicológicas, unas destrezas motoras e incluso con nuestro carácter como algo ya dado que puede estimular o ser un freno para el desarrollo de nuestros proyectos.


Nuestro Yo se va formando en su encuentro con el mundo. Y el mundo no es una realidad independiente. El mundo es lo que yo advierto y todo aquello de que me ocupo. El ser "es" en relación con la vida. Existimos gracias a la existencia de los demás. Nos encontramos en la vida con el mundo, con nuestro mundo. No es cierto que primero nos encontremos a nosotros y después al mundo, nos encontramos a nosotros sólo en la medida en que nos vemos instalados en el mundo, en cuanto que nos ocupamos con las cosas, con las personas, con nuestra circunstancia. Es por esto, que si no salvamos la circunstancia, no salvamos nuestro yo. Es importante hacerse cargo de uno mismo y, partiendo de la aceptación de tu cuerpo, de tu ser, de tu entorno, enfocar tu proyecto de vida, tu deseo de ser auténtico y de mostrarte ante los demás como realmente quieres hacerlo.


Cattell Psicólogos Murcia
#hazloporti






12 comentarios:

  1. a veces nos preocupamos por las cosas materiales y el consumismo, más sin embargo es una realidad. En lo personal a mi me ayuda mucho este tipo de lectura porque aprendes a valorar lo poco o mucho que los padres por herencia nos dejan. o una buena familia o un enorme problema. pero eso no implica salir del fango... gracias por la lectura.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por leernos y por tus amables palabras.

    ResponderEliminar
  3. Este tipo de reflexiones tan profundas y simples de comprender por su cercanía con nuestra existencia, suelen ser un respiro para el alma, algo que sería justo nos diéramos más seguido. ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Carlos, por esas palabras que nos alientan a continuar escribiendo. Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola Nieves!

    Hasta hoy nada mas conocia la primer parte de la frase: 'yo soy yo y mis circunstancia', y siempre pense que era un tanto negativa, una trampa, un destino. Hoy aprendi la frase completa que es muy interesante: promete lo mejor a cambio de trabajo activo en el presente.

    Luego, le sigue tu explicacion muy concreta y satisfactoria. Te agradezco profundamnte. Y como dice Carlos mas arriba, un respiro para el alma que debiera conversarse mucho con los jovenes en las horas de filosofia de los colegios secundarios. Bueno, mejor desayunarme de esto a los 43 que nunca :)

    Hace unos dias entendi lo siguiente. Cuando nacemos, aveces nuestros padres nos elevan en sus brazos hacia el cielo alejadonos del calor corporal. Ya elevados en el aire, la piel ha dejado de ser los 'ojos' que garantizan resguardo y son los ojos mismos los que confirman que ahi esta nuestro hijo - que sabia la Naturaleza que nos tranquiliza en el abrazo. 'Nuestro hijo' es ya una frase mas elaborada, una confirmacion de la mente. Es ahi cuando parece necesario expresar: nuestro hijo ES. En ese momento, la felicidad plena de los padres ronda en el hecho de que su hijo ES. Nada mas alejado puede estar lo que el hijo HARA en el futuro.

    Sin embargo, con el tiempo este pensamiento pareceria transformase en ciento por ciento mental, casi despojado de la vision de la piel, dejando poco lugar para el ES y ocupando mucho lugar con LO QUE HACE. 'Mi hijo es el que hace'. Esta vision parece mas establecida en relacion a personas ajenas a la familia. Quizas una condena social inexorable para la persona que va sumando años.

    Lo que aprendi hoy de Ortega y Gasset a traves de tu sitio de internet es muy importante para mi. Es una herramienta utilisima para potenciar el SER frente al HACER. Enfoca y enmarca el hacer. Y muy seguramente permita que la paz aflore desde dentro - donde reside.

    Quizas un dia en el futuro sea comun en las reuniones de padres coincidir que los hijos 'hacen para ser' en vez de que meramente 'existen para hacer'.

    Si esto fuera un hecho, no existirian los suicidios.

    Muchas gracias Ortega y Gasset y a ti Nieves!

    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Guillermo por compartir con nosotros tan sabias reflexiones, y perdona la tardanza en contestar.
      Espero que sigamos en contacto a través de estas reflexiones. Un cordial saludo,
      Mª Nieves

      Eliminar
  5. Cuál es la relación de esto con el hombre es un ser en situación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno no puede reflexionar ni tomar decisiones sobre su proyecto vital sin antes comprender que es un ser en situación, un ser en un contexto determinado que está influyendo o puede influir en sus percepciones, creencias, actitudes, etc
      El hombre o la mujer no son seres aislados, desconectados de la realidad social en la que viven, aunque por momentos crean vivir al margen del sistema o fuera de esa realidad cotidiana. El hecho de haber nacido dentro de una cultura, de una sociedad es un factor que media en nuestra forma de pensar, sentir y actuar, aunque siempre queda la libertad y la voluntad de querer avanzar, superar, afrontar y lograr ciertos cambios o transformaciones tanto a nivel personal como social.
      Espero haber respondido a tu pregunta. Gracias por tu interés.

      Eliminar
  6. Comprender nuestras circunstancias es comprender nuestra vida , nuestra conducta nuestro yo, saber quién soy yo. eso es importante para los padres y para la pedagogía, me pregunto si les preocupa a los educadores las circunstancias que rodea a sus discípulos.

    ResponderEliminar
  7. Pienso que cuando un educador lo es por vocación se preocupa por sus alumnos y preocuparse por ellos es conocer sus circunstancias personales, familiares y sociales. Saber qué les gustaría hacer con su vida, qué es lo que realmente les interesa, qué tienen dando vueltas en su cabeza, qué aman, con qué sufren. Y claro, esto no sólo de aquellos alumnos de los que se puede sospechar que pueden tener algún tipo de problema, sino también de aquellos otros que parecen ser "perfectos", que en superficie todo parece irles bien.
    Para que los profesores pudieran hacer su labor con profundidad, de modo auténtico, con un interés real en el crecimiento o acompañamiento de sus discípulos, tendrían que producirse cambios en el sistema educativo en los que tanto profesores como alumnos tuvieran más libertad y más participación.

    ResponderEliminar
  8. Gloria R. Pinto S. Febrero de 2017
    Fui profesora de nivel medio las observaciones en su comentario anterior, encajan en mi forma de actuar cuando era docente, sobre todo vocación. En esos años fui criticada al poner atención en los aspectos personales de mis alumnos. Ahora jubilada y leyendo autores como tú, y viendo cambios en la educación, me
    siento satisfecha de mi tares laboral. Gracias por lo que escribes y sería afortunado que jóvenes maestros y estudiantes leyeran tus libros. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gloria,

      Muchas gracias por compartir con nosotros tus reflexiones. Te felicito por haber sido una docente con vocación. Enhorabuena! Seguro que tus alumnos y alumnas todavía te recuerdan.
      A mí, me vienen imágenes de mis profesores, de los que más me marcaron: Biología, Latín, literatura francesa, Física... Cada uno de ellos consiguió que la materia impartida captara toda mi atención. También fueron modelos a seguir: su educación, su manera de contagiarnos el amor por el saber.
      Gracias por tus palabras de apoyo.

      Un abrazo,

      Eliminar