miércoles, 18 de septiembre de 2013

DESEO Y NECESIDAD DE CARICIAS

Deseo y necesidad de cariciasNieves Martínez Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta 












Necesitamos ser acariciados. Las caricias verbales y físicas estimulan nuestro cerebro y favorecen el crecimiento saludable y equilibrado del ser humano.

Deseamos que nos presten atención y con tanta fuerza que cuando no lo alcanzamos de forma natural, espontánea o ante conductas positivas, desarrollamos comportamientos negativos para conseguir dicha atención, aunque sea a través de regañinas, sermones o castigos.

Es doloroso sentir que no se es importante para aquellas personas a las que uno quiere. La falta de atención o la atención negativa ocasionan daño emocional y/ o físico y conduce a relaciones humanas infelices.

"Me acaricias con tu mirada"
Deseo y necesidad de caricias"Tus palabras acarician mi alma"

Estas son algunas frases que escuchamos o leemos en muchas ocasiones.
Las caricias reales o simbólicas son muestras de reconocimiento, significan que tú estás ahí para el otro, que eres importante para él.

Cuando una persona es dejada de lado, ridiculizada, ninguneada, humillada o rechazada, está siendo
tratada como si fuese un ser insignificante, rebajada de categoría.
Cuando no te toman en serio, cuando le restan importancia a un problema que estás contando, cuando alguien o tú mismo te dices que no puedes solucionar una preocupación o conflicto, estás recibiendo o prestándote una atención negativa.





Tenemos necesidad de caricias y de reconocimiento.

Hay caricias, como los saludos convencionales en la calle, que también son necesarias y útiles para mantener ese sentimiento de autoestima y valía. Cuando nos encontramos con alguien y no tenemos tiempo nada más que para un saludo rápido: Hola, ¿qué tal estás?- en la mayor parte de los casos no pretendemos una respuesta extensa acerca de todos los problemas de salud de nuestro amigo o vecino, en ese momento tan sólo queremos que nos conteste de forma convencional: bien, ¿y tú?- Pues se trata de un breve encuentro y con este cordial saludo recibimos y regalamos una caricia que mantendrá en buen estado nuestra relación de amistad o vecindad y nuestra propia sensación de bienestar.

La intimidad sí implica un interés verdadero. Es un nivel más profundo de encuentro humano y suele puede producirse en situaciones más especiales y en función de la capacidad para la intimidad que posean cada una de las personas que se reúnan.

La intimidad se genera en esos contactos que despiertan sentimientos de ternura, empatía y cariño.

En las modernas relaciones sociales, la intimidad se ha convertido en un lugar "raro", un antro poco visitado. De modo paradójico, en una época en la que las personas vivimos masificadas, reunidas en pequeñas o grandes ciudades, tendemos a aislarnos más y jugamos a fingir que no nos vemos unos a otros. Nos reencontramos en jardines, centros comerciales o paseos, con vecinos, amigos o conocidos y giramos la cabeza hacia otro lado, nos cambiamos de acera, simulamos una llamada telefónica, cualquier cosa con tal de no cruzar ni una mirada de reconocimiento. 
Cuando vas por la calle y buscas con tu mirada acariciar la mirada del otro, te detienes ante el choque sorpresa de unos ojos que surgen ante ti, fijos y vacíos, aparentemente, esos ojos no nos dicen nada, no nos ven, no quieren vernos. 





Deseo y necesidad de caricias


¿Es el narcisismo extremo el que genera la ceguera del siglo XXI? 
¿Acaso si no saludas, si no reconoces a los demás, te sientes superior, único, guay, distinto? 
¿Por qué tememos este encuentro con el otro? 
¿Por qué esa necesidad de castigar con una mirada -trágicamente mágica- que transforma a los seres humanos en invisibles? ¿Es para satisfacer esa necesidad de superioridad?

¿Por qué no nos acariciamos más unos a otros?

Apiñadas en el autobús o en el metro, pegadas en la cola de la panadería o de la oficina de empleo, las personas se mantienen distantes unas de otras. La intimidad se ha convertido en un lugar que se teme y se evita porque implica riesgo, como la vida. En el reino de la intimidad, los seres humanos son más vulnerables pues se dan a conocer en profundidad y exteriorizan sus sentimientos de afecto o  de rechazo. El narcisismo nos obliga a no ponernos en peligro, somos tan perfectos y tan "bellos" que nos horroriza correr el riesgo de sufrir una fisura en el espejo de nuestra imagen, de cargar con una mancha en el expediente, un fracaso, un rechazo, una humillación, una arruga en el pantalón. Pecamos de soberbia, y esta actitud nos impide aproximarnos, acariciar a esa persona que dice querernos, abrirnos a ella, mostrarnos tal y como somos, porque ¿qué van a pensar o, peor, qué van a decir de mi? ¡Vaya una imagen que voy a dar!- nos decimos prestándonos una atención negativa, utilizando un lenguaje interior bastante irracional.

Por ello, es importante, ser consciente del valor de la humildad, del valor de aceptarnos tal y como somos, con imperfecciones, con limitaciones, y comprometernos con nosotros mismos y con los demás en la realización de proyectos que nos permitan seguir acariciando y acariciándonos, reconociendo a los otros y reconociéndonos a nosotros mismos. 

Una tarea pendiente: acariciar a los demás y acariciarse uno mismo con comentarios positivos, naturales, directos y adecuados a la situación y a las circunstancias que nos rodean. 

Desde que venimos al mundo, nuestra salud mental y física depende, entre otros factores, de la forma en que fuimos acariciados y reconocidos durante la infancia y la adolescencia. A lo largo de la juventud y de la madurez podemos cambiar nuestra manera de tocar y de relacionarnos con el mundo, en general, y, con las personas que amamos, en particular.


clinica cattell psicólogos murcia.
www.cattell-psicologos.com

9 comentarios:

  1. Qué bonito Nieves, y que importante son las caricias. Gracias por recordarlas

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí, también por tu interés y tus comentarios. Me alegro que haya sido de utilidad, Julia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que alegría me ha dado encontrarme con este texto, Nieves. Precisamente hace unos días hablábamos una amiga y yo de lo importantes y necesarias que son las muestras de cariño.
    Un aparantemete simple saludo puede cambiar el estado de ánimo de quién lo recibe...
    Gracias Nieves por plasmar en este texto algo tan importante como es el cariño y que cada vez está más en desuso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a ti Sandra por tus comentarios y por tu participación e interés en estos temas.
    Abrazos y sonrisas

    ResponderEliminar
  5. Qué gran verdad Nieves!. ¿Dónde están los besos, las caricias, los abrazos?. Reducimos las expresiones de cariño a la mínima expresión. Las reservamos para situaciones especiales y para gente especial y, lo más fustrante es que, llegado ese momento y esa persona, nuestros músculos ya no responden a nuestra voluntad: un abrazo, una caricia, un beso, un "te quiero", un "¿como estás?", un "te he echado de menos", ya no surgen de ti con la fluidez que da la práctica; la boca se hace pastosa, la mirada se pierde en detalles insignificantes, los brazos pesan y, confuso, decides no intentarlo, ¡la próxima vez saldrá mejor!, piensas con una esperanza desgastada por los años.
    Nos vamos sintiendo cada vez más solos, abrazados a nosotros mismos, a nuestro orgullo, a nuestro narcisismos; nos sacamos brillo a la espera de nuestra próxima exposición: preparamos un guión, un vestuario y una conducta acorde con la escena y ... ¡acción!.
    Yo quiero dar besos, muchos besos, quiero aprender a hacerlo; y abrazar, y acariciar y aprender a vivir y, como dicen que muchas de las conductas se aprenden practicando y con voluntad os mando a ti y a todos tus lectores besos y sonrisas desde mi corazón.
    Gracias por acompañarme en estos ratitos de soledad Nieves!. "TU SI ESTAS".

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de tener tus comentarios. Muchas gracias por seguirnos y leer las entradas publicadas. Ahora me permito recomendarte otro de los relatos El mutismo de Puri. Espero que te guste. Abrazos y Sonrisas

    ResponderEliminar
  8. Las Caricias, poderoso instrumento cuyo padre Claude Steiner, discípulo de Eric Berne, lo desarrolló dentro del marco del Análisis Transaccional.

    ResponderEliminar