miércoles, 19 de marzo de 2014

PADRES TÓXICOS, ¿TE CUESTA FELICITAR A TU PADRE?

la falta de cuidados es un tipo de maltrato
Un tipo de maltrato es la falta de atención o cuidados
Dra. Mª Nieves Martínez-Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta



    











Hoy es un día especial, para unos porque sienten que compartirán un buen momento celebrando el día del padre junto a personas queridas, para otros, porque les gustaría que dicha festividad no existiera.

Son muchas las personas que sufren tras haber vivido toda su infancia y juventud buscando a un padre del que no llegó a disfrutar porque le abandonó antes de su nacimiento.

Son muchas las personas que sufren porque su padre les maltrataba insultándoles, pegándoles, haciéndoles chantaje emocional, manipulándoles para conseguir que hiciesen lo que él deseaba.
Son muchas las personas que sufren por la frialdad de los gestos percibidos en sus padres, por esa continua falta de atención que, en realidad, es una señal de falta de amor que se intenta camuflar bajo la excusa del trabajo, de la necesidad de traer dinero a casa para mantener a la familia o "porque mamá lo hace mejor".

Los padres tóxicos, así llamados por la psicóloga estadounidense Susan Forward, existen, aunque nos pese; aunque nos parezca totalmente increíble y un fenómeno contranatura, hay padres egoístas y narcisistas que sólo piensan en ellos mismos, que llegan incluso a envidiar los logros de sus propios hijos e intentan ningunearles, rebajarles, humillarles minimizando sus éxitos, con tal de quedar ellos siempre por encima.


Hay padres que abusan psicológica y sexualmente de sus hijos e hijas, que los utilizan sólo para alcanzar sus fines.

Hay padres que machacan a sus hijos imponiéndoles un ritmo de estudio que ellos no desean o para el que no están preparados o capacitados. Anteponen la satisfacción de su necesidad de sentirse superiores a los demás a través de la proyección exitosa de sus hijos. Necesitan que el hijo o la hija triunfen para sentirse ellos ganadores. Tienen que ser números uno en la escuela, en el fútbol, en la universidad. Tienen que ser mejores que sus primos, que sus amigos, que sus compañeros de clase.


sentirse obligado a cumplir las expectativas paternas
Sentirse obligado a cumplir las expectativas paternas es algo
que puede acompañarte y hacerte sufrir a lo largo de tu vida
Hay padres que destrozan la vida a sus hijos y a los que, sin embargo, sus descendientes adoran. ¿Cómo es posible?
Es tanta la necesidad de amor que uno prefiere tener un mal padre a no tenerlo, es tanta la necesidad de aceptación y reconocimiento que uno vuelve al hogar una y otra vez, con 30, con 40, con 50 años con el anhelo de encontrar al fin a ese padre que nunca tuvo.

En la consulta, cuando trabajo, me encuentro ante personas incapaces de hablar mal de sus progenitores. Ante mis preguntas acerca del entorno familiar y de las relaciones existentes, las respuestas iniciales surgen rápidas, escuetas y contundentes: no hay ningún problema, todo bien. Pero, tras unas cuantas sesiones de terapia, el nivel de censura desciende, aumenta la confianza, el cliente se relaja y la verdad o su verdad comienza a aflorar. Las lágrimas no se hacen esperar, es duro extraer los recuerdos, las experiencias de dolor, la frustración ante la imposibilidad de concebir o comprender que un padre trate así a su hijo, incluso la rabia, es difícil exteriorizar la rabia contra una figura que se supone debe ser encarnada en una persona que te ama y cuyo principal objetivo en la vida es cuidar a sus descendientes.

Por supuesto, surgen también los sentimientos de culpa: ¿Cómo es posible hablar mal de tu padre a un extraño, sin sentirte malvado?
Uno no se cree con el derecho a sentir odio hacia la figura paterna, prefiere dirigirlo contra sí mismo, apareciendo así las consecuencias de esta vuelta de la agresividad o la rabia contra uno: depresión, crisis de angustia, obsesiones, autolesiones, ideas o  intentos de suicidio.


cuesta dejar atrás el pasado
A veces, es mejor dejar atrás el pasado y permitirte
comenzar una nueva vida.

Es cierto, que los padres arrastran su propio dolor, sus historias de vida, seguramente nada fáciles. Podríamos asegurar antes de escuchar el relato de nuestro cliente que su padre fue un niño maltratado de forma física o psicológica, que vivió asustado, sometido, obedeciendo con temor (no con respeto) todas las demandas paternas. Las historias se repiten. El ser humano aprende por modelado, hacemos lo que vemos, realizamos conductas, utilizamos expresiones que escuchamos por vez primera a nuestros padres. Es por ello, que aunque, a veces, como padres intentemos rebelarnos contra esa forma de comportarnos, aunque deseemos hacerlo mejor con nuestros hijos, de una forma más sana y constructiva de la que lo hicieron nuestros padres con nosotros, repitamos conductas inapropiadas, dañinas hacia esos niños que hemos traído al mundo con tanto amor.

Hoy, quizás no desees felicitar a tu padre, no te culpes por ello. Respeta tu necesidad de poner distancia física o emocional con tus progenitores. Quizás, un día puedas perdonarles, y desde el perdón y el amor establecer una nueva y distinta relación con ellos, en la que tú seas el que dirija, exprese y ponga por delante sus necesidades y sus deseos. Quizás, aunque los perdones, no sea sano volver a contactar con ellos, concédete permiso para esa ausencia de relación con aquellos que te trajeron al mundo y no supieron o pudieron estar a la altura de sus responsabilidades, de sus compromisos, de establecer esos lazos afectivos positivos contigo.

Si, por el contrario, estás orgulloso de tu padre, dale ese abrazo que se merece como reconocimiento a ese amor que, día tras día y salvando las circunstancias que nos limitan o nos plantean dificultades y obstáculos en el camino, te ha ido dando y enriqueciendo, ayudándote a crecer a lo largo de tu vida.


Murcia, 19 de Marzo de 2014
www.cattell-psicologos.com
#hazloporti

Artículos relacionados:
Madres tóxicas ¿te cuesta felicitar a tu madre?









domingo, 9 de marzo de 2014

TRANSEXUALIDAD O TRANSFOBIA

transexualidad o transfobia cattell psicologos
Nieves M.Hidalgo
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta












¿A qué llamamos transgénero? Transgénero es un término que significa tránsito en el género. El género nos hace humanos y está tan arraigado en nuestra forma de ver y entender el mundo que nos cuesta imaginar a las personas en abstracto, sin pensar en ellas como hombres o como mujeres.
El género tiene que ver con nuestra identidad, por eso es tan importante, vital y saludable "poder ser" como uno siente, a nivel personal.
A nivel social, hay factores económicos y políticos que contribuyen a mantener la estructura binaria y desigual de género, pero las personas somos mucho más complejas que lo que puedan reflejar categorías como hombre, mujer, transexual, transgénero, además de la originalidad propia de cada ser humano.

Las etiquetas diagnósticas sirvieron en un principio para que las personas que solicitaban una reasignación de sexo, lo consiguieran, ¿sin embargo, esta patologización de una forma de ser y vivir no se habrá vuelto de nuevo contra las personas trans?
En la actualidad, mientras hay personas trans que prefieren morir en un quirófano que vivir en un cuerpo que para ellos es como una cárcel, hay otras personas trans que no piensan que su cuerpo sea un error de la naturaleza. Consideran que el error no está en sus cuerpos, sino en la mirada de los demás y que, por tanto, no es tanto que haya que investigar qué es lo que origina la transexualidad, como, ¿qué es lo que hace que una gran mayoría de la población rechace a las personas trans? ¿Y, cómo es que alguien llega a odiar su cuerpo? Trans y no trans, las personas hemos internalizado unos modelos de belleza y la creencia de que serás aceptado y querido si cumples con ellos. Unos odian su cuerpo por su peso, otros por su nariz, por el color de su piel, por el tono de su voz, otros por tener unos genitales diferentes a los esperados... la cirugía estética es una práctica muy extendida en nuestro país. Sin embargo, ¿es la intervención quirúrgica, esta violencia ejercida contra el cuerpo con el que uno ha nacido, la solución, lo que hará felices a todas las personas trans?

Como dice Miquel Missé en su obra Transexualidades. Otras miradas posibles, ¿Cuál es el conflicto real en el fenómeno trans?¿Es el conflicto individual  de haber nacido en este cuerpo o es el conflicto social de cómo abordar este fenómeno?

la transexualidad, la identidad de género





domingo, 2 de marzo de 2014

ACTO DE PRESENTACIÓN E INAUGURACIÓN SEDE FUNDACIÓN CATTELL PSICÓLOGOS

Presentación e Inauguración Sede Fundación Cattell Psicólogos

"Hazlo por los demás, hazlo por ti"












Buenas noches y bienvenidos:

En primer lugar quiero agradeceros vuestra asistencia. Soy consciente de que un lunes por la noche no es el momento más idóneo para una celebración dado que se presupone la existencia de otros compromisos familiares o la necesidad de un merecido descanso. Por ello, os lo agradezco de manera especial.

La Fundación Cattell Psicólogos ha sido recientemente creada por el Dr. Juan José Regadera, Mª Nieves Martínez Hidalgo y Beatriz Regadera Martínez. Desarrolla sus actividades en el campo de la psicología y la psiquiatría, además de la cultura humanística y científica. Esta institución familiar, patrimonial y operativa nace con el objetivo de normalizar los problemas psicológicos, de sensibilizar y crear una mayor conciencia social acerca de lo que supone padecer una discapacidad o enfermedad mental, rompiendo las barreras y los prejuicios que estigmatizan, discriminan y aíslan a las personas que sufren depresión o cualquier otro tipo de sintomatología, promoviendo y favoreciendo su integración en un contexto social normalizado.

A lo largo de treinta años, desarrollando nuestra labor de forma ininterrumpida como psicólogos clínicos y psicoterapeutas en la Clínica Cattell Psicólogos -fundada en Murcia en octubre de 1984- y como investigadores en la Sociedad Española de Psicoterapia Antropológica -dedicada a la investigación científica en el área de los valores personales y el sentido de la vida-, hemos tomado conciencia de algo esencial: 

Que los clientes, pacientes o personas que solicitan ayuda psicológica no son un objeto de estudio clínico.
Que por encima de cualquier categoría o etiqueta diagnóstica se hallan las personas.
Que la persona que padece una enfermedad mental no es un ser diferente al resto, sino una persona como las demás capaz de querer, de sufrir, de agradecer.
Y, por último que, como seres humanos, todos, en algún momento de nuestra existencia podemos requerir ayuda especializada de profesionales de la salud mental y en el pasaje de esa dolorosa situación será muy importante contar con el apoyo y el afecto de familiares, amigos, vecinos, compañeros de estudios o de trabajo.

Presentación e Inauguración Sede Fundación Cattell Psicólogos
Entre los asistentes, personas representativas
del área de salud mental en Murcia














Si bien es cierto, que la sociedad ha ido familiarizándose con la figura del psicólogo y de la psicología y que, incluso desde hace más de dos décadas contamos con atención psicológica en los Centros de Salud Mental, existen todavía muchos miedos y prejuicios en la población que dificultan la integración, relación y comunicación con las personas que requieren la asistencia a estos centros y que ven añadido a sus difíciles circunstancias vitales, el sufrimiento ante la incomprensión, el rechazo o el aislamiento social.
Por tanto, el objetivo principal y prioritario de la Fundación Cattell Psicólogos, consiste en promover campañas de sensibilización y concienciación social dirigidas tanto al público en general como a los colectivos pertinentes, desarrollando actividades culturales (exposiciones, conferencias, cine forum, teatro, talleres, seminarios, etc.) que favorezcan la ruptura de este muro levantado por la ignorancia y el miedo ante las personas que presentan problemas psicológicos y estimulen el conocimiento, la comprensión, la solidaridad y la empatía hacia ellas. Las personas que colaboramos en la Fundación creemos que las actividades culturales son una buena vía para conseguir dicho objetivo, procurando que la sociedad vea, conozca, acepte y valore las distintas formas de ser, estar, vivir y convivir en el mundo.

Por otro lado, según la Encuesta Nacional de Salud se estima que uno de cada cinco adolescentes puede tener un problema de salud mental como depresión o ansiedad que puede ser tratado durante su desarrollo. Sin embargo, se estima que menos del 20% de los jóvenes recibe un tratamiento adecuado. Sin ayuda, las consecuencias pueden llegar desde el fracaso escolar hasta el abuso de alcohol y otras drogas y graves problemas familiares (discordias, violencia, suicidio).
Por ello, un segundo objetivo de la Fundación, consiste en desarrollar programas de inclusión social, proporcionar espacios de rehabilitación y formación y facilitar la participación en actividades formativas, en especial, a este grupo de riesgo constituido por adolescentes y jóvenes que, por sus dificultades o problemas psicológicos, han tenido que interrumpir sus estudios, se encuentran aislados en casa y quieren relacionarse con otros chicos de su edad o llevar a cabo proyectos concretos y desarrollar habilidades y conocimientos, para los que requieren algún tipo de ayuda especializada (informática, fotografía, inglés, carpintería, matemáticas, jardinería, pintura, etc.).


Presentación e Inauguración Sede Fundación Cattell Psicólogos
Dr.Juan José Regadera. Momento Inauguración
Sede Fundación Cattell Psicólogos















Desde aquí queremos mostrar un gran reconocimiento a las familias de las personas que padecen algún tipo de discapacidad y a las asociaciones que velan por su bienestar, ya que ellas son el motor de la estabilidad y rehabilitación de dichas personas, asumiendo el papel que la Administración Pública no llega a sostener. Nuestro deseo como Fundación es colaborar con estos colectivos, construir vínculos con otros grupos, asociaciones y movimientos sociales, cooperar en proyectos, compartir recursos, puesto que poseemos objetivos e intereses comunes: evitar que la enfermedad mental continúe siendo invisible y estigmática. Tenemos que dar voz a estas personas y a sus familiares y lograr una mejor concienciación social aportando mayor información y conocimiento acerca de los problemas mentales y del acceso a tratamientos eficaces, pues son muchas las personas que no piden ayuda o retrasan el solicitarla por miedo a ser etiquetados como “locos”, "débiles" o "trastornados". La discriminación y la estigmatización es, muchas veces, un proceso más doloroso que la enfermedad en sí misma para las personas que la sufren, y el hecho de que hablar de estos temas constituya un tabú, que no se trate con normalidad y naturalidad en el seno familiar, escolar o social dificulta la prevención, la detección y la intervención terapeútica adecuada. 

Un tercer objetivo de la Fundación consiste en estimular la investigación en el área de salud mental centrándose, por un lado, en la innovación de recursos y servicios orientados a la mejora de la calidad de vida, al empoderamiento de las personas y de sus familias para que se respeten sus propios derechos a la salud y al bienestar y su necesidad de pertenencia y contribución a la sociedad, y por otro, potenciar la creación de programas que favorezcan el cambio de actitudes y la eliminación de prejuicios y estigmas tan arraigados en nuestra sociedad que incluso los propios afectados y sus familias han internalizado. 

La Fundación Cattell Psicólogos es una organización sin ánimo de lucro y ofrece todas sus actividades de forma gratuita. Para ello, contamos con la ayuda de un equipo de voluntarios y la de entidades públicas y privadas (Universidad de Murcia, Colegio Oficial de Psicólogos, Fundación Cajamurcia, Clínica Cattell Psicólogos), que nos permiten y facilitan la realización de los proyectos.

Hazlo por los demás, hazlo por ti. Eslogan de la Fundación Cattell Psicólogos
Equipo de voluntarios de la Fundación Cattell Psicólogos














Con el nacimiento de esta Fundación, se cumple una antigua aspiración que nos ha acompañado en nuestra andadura profesional desde sus inicios en los años ochenta, tras obtener la licenciatura como psicólogos por la Universidad de Murcia y esperamos sea un hermoso y largo camino por recorrer.

Muchas gracias por su atención.

Mª Nieves Martínez Hidalgo
Presidenta de la Fundación
Hazlo por los demás, hazlo por ti


Recibimos el apoyo de nuestro colegio profesional de psicólogos
Con Maria José Catalán, Decana del Colegio Oficial
de Psicólogos de la Región de Murcia.

Recibimos el afectuoso apoyo de nuestro amigo Francisco Jarauta
Con Francisco Jarauta, Catedrático de Filosofía de la Universidad
de Murcia, uno de nuestros primeros profesores y amigo, nos
ha apoyado a lo largo de estos treinta años
Recibimos el apoyo de artistas como Darling Dyle. Orquesta Sinfónica Región de Murcia
Con Darling Dyle, concertino-director orquesta de cámara
de la Sinfónica de Murcia y fundador de Sine Tempore Trío.
Concierto de Inauguración Sede Fundación.
Recibimos el apoyo del Dr. Pedro Pozo, Hospital Reina Sofía
Con el Dr. Pedro Pozo, Jefe Área de Psiquiatría del Hospital
Reina Sofía de Murcia y su esposa

Recibimos el apoyo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia
Con el Dr. Miguel Villacañas, Decano Facultad de Medicina
de la Universidad de Murcia y Sergio Evlampiev, Profesor
de Piano. Conservatorio de Cartagena.




































Con el apoyo Facultad de Psicología y Facultad de Letras
Con D. Juan José López García, Decano de la Facultad de
Psicología y D.Pascual Cantos, Decano de la Facultad de Letras.
Universidad de Murcia. Recibimos su apoyo, junto con el de Ángel Campos, ´
Director Fundación Cajamurcia, aunque no pudieron
asistir personalmente a este acto de presentación e inauguración sede Fundación..